viernes, 30 de junio de 2017

Entrando en la Zona Crepuscular IV - Trabajo de Trance

Por Nigel G. Pearson
(Traducido por Manon de Treading the Mill)


El Arte Tradicional usa muchas técnicas diferentes para inducir el trance y entrar en estados alterados de consciencia, como se los denomina a menudo en estos días. Uno podría casi decir que hay tantas técnicas como practicantes, ya que entrar en los reinos crepusculares es un asunto intensa y profundamente personal. Todas las personas son individuos (en el sentido de seres únicos) y, quizá, los practicantes del Arte todavía más por su llamada, por lo que es lógico que lo que funciona para un individuo puede que no se adecue a otro. Asimismo, la razón de un individuo para entrar en un trabajo de trance puede ser radicalmente diferente a la de cualquier otro, de ahí que usarán técnicas ampliamente diferentes. Hay, sin embargo, algunas técnicas generalmente usadas y ampliamente reconocidas entre los practicantes del Arte, de las que describiré algunas de ellas aquí.

Fijación de la Mirada

Una de las técnicas más simples de aprender – pero no por ello de las de menos resultados – es la técnica de la “Fijación de la Mirada”. Algunas veces se la denomina “Fascinación”, pero esto se refiere realmente al trabajo con espejos propiamente y llegaré a eso más tarde. En su forma básica, esta técnica simplemente significa mirar a un objeto o acción con exclusión de todo lo demás y por consiguiente producir una atención introvertida, que conduzca a contactar con otros reinos – o los Otros Reinos. Idealmente es adecuada para contactar con los espíritus o habitantes de los reinos de la Naturaleza, a los que a menudo se llama “Elementales”. La técnica descansa en el mantenimiento del enfoque de los ojos, mientras se permite que la mente reine libre para viajar a otro lugar. Describiré una versión simple de ella.

Encuentra un lugar aislado donde sea improbable que te molesten durante un rato, junto a un arroyo que corra, preferiblemente uno que tenga un fondo de guijarros, en un brillante y soleado día. Siéntate confortablemente junto al arroyo, asegurándote de que sea poco probable que te caigas en él en caso de llegar a un estado profundo de trance. Enfoca tu atención en el agua mientras fluye y en cómo la luz del sol juega sobre las ondulaciones del agua, corriendo y cayendo sobre las piedras a su camino. No mires el agua, solo deja que tu visión descanse suavemente sobre su superficie y se entretenga en el juego de luces. Gradualmente te encontrarás cayendo en un ligero estado de ensoñación, un tipo de estado medio despierto, medio dormido, pero todavía reteniendo el control sobre tu volición (que de todos modos es lo que básicamente es un trance), a través del cual puedes ahora volver tu mente hacia el asunto o reino que deseas investigar. Cambia tu foco de atención al área en la que estás interesado y procede. Puede ser que empieces construyendo para ti un simple viaje, o lo que muchas personas llamarían una ensoñación, pero con la voluntad enfocada y la atención de un practicante del Arte entrenado, lo cual te llevará ciertamente a una  realidad y significado mayores que eso. Realiza lo que sea necesario y, una vez encontrado lo que buscabas, puedes simplemente rehacer tus pasos y traerte de vuelta, o, si te sientes suficientemente seguro, permitirte caer dormido, para ir más lejos tal vez en tu búsqueda. De cualquier manera, regresarás de forma natural en algún punto y no hay necesidad de temer ser “atrapado” en algún otro reino.
Esta técnica, tan fácil como es, puede usarse mirando fijamente las ramas de los árboles, meciéndose suavemente con la brisa, o las nubes flotando lentamente en un cielo, por otro lado claro. Experimenta con lo que funcione mejor para ti y después trabaja para mejorar tu técnica.

Balanceándose y Meciéndose

Aunque técnicas separadas, ambos métodos descansan en los movimientos rítmicos del cuerpo para lograr su propósito. Mientras que en el método previo, confiábamos en el movimiento de algún objeto natural para mantener el foco de atención, son nuestros propios cuerpos los que movemos aquí, mientras mantenemos la mente aquietada y enfocada. El movimiento del cuerpo relaja la mente y le permite alcanzar el estado de trance que deseamos.

La técnica del Balanceo es exactamente tal y como suena, ¡siéntate en un columpio y ve hacia atrás y hacia delante! No obstante, el balanceo se hace con intención y con completo conocimiento de lo que pretendemos lograr. Es ligeramente más difícil que el método previo, pues tenemos que poner más esfuerzo por nosotros mismos, ¡es gratificante y bastante más divertida! Una vez más, sitúate en un lugar aislado (con un columpio - ¡si no haz uno!), donde sea improbable que te molesten durante un rato. Siéntate y empuja, estableciendo un ritmo suave, querrás moverte a un ritmo decente, pero no tan rápido que vueles. Al principio, enfócate en el balanceo, hacia atrás y hacia delante, atrás y adelante, arriba y abajo, arriba y abajo, hasta que empieces a sentir ese ligero desapego característico del principio del estado de trance. Ahora, aquí está la parte de truco. A una y la misma vez, necesitas desacelerar cuidadosamente el movimiento de balanceo así como cambiar tu enfoque hacia aquello por lo que estás entrando al trance. Por supuesto, podrías solo seguir balanceándote, pero entonces te arriesgas a caer y arruinarlo todo, por no mencionar la posibilidad de transportarte permanentemente al Otro Mundo a través de un cráneo fracturado. Así que, desacelera a solo un lento balanceo que gradualmente se parará por sí mismo y sigue el sendero que te hayas preparado, o déjate llevar por cualquier contacto que hayas hecho. Como anteriormente, serás perfectamente capaz de regresar cuando estés preparado, porque tienes todo el control.
Mecerse (algunas veces también llamado la Mecedora), como método de inducción al trance es tanto más fácil como más difícil. Más fácil en que puedes hacerlo en cualquier lugar y no tienes que tener un columpio, más difícil en que tienes que ponerle un poco de más esfuerzo. Encuentra algún lugar confortable para sentarte, donde tengas espacio para moverte hacia atrás y hacia delante (de lado a lado también ocurre algunas veces de forma espontánea, pero es menos usual); un sillón está bien si te sientas al borde, un taburete o en el suelo es mejor (¡hay menos posibilidad de caerte también si la cosa va mal!). Ponte cómodo y empieza un suave movimiento hacia atrás y hacia delante, a un tiempo y ritmo adecuados para ti. A la mayoría de las personas le gusta entonar un cántico con esto, o si no un suave tararear para uno mismo puede hacer maravillas. En adición, o como una alternativa a esto, golpear dos piedras o huesos para un un rítmico sonido de “tic-tac”, o dar palmas suavemente con tus manos también puede ayudar a profundizar la experiencia de trance. (Muchos practicantes del Arte encuentran que llevando a cabo el golpeteo y/o el tarareo/entonado, ese mecido sucede de forma natural con poca volición consciente. Alternativamente puede empezar espontáneamente por sí mismo durante cualquier rito). Una vez más, continúa hasta que sientas los inicios del trance, después cambia el foco de tu atención a donde quieras ir/a lo que quieras hacer. Descubrirás que conforme profundizas en tu trabajo, el mecido parará por sí mismo y no deberás preocuparte por ello. Si estás sobre el suelo y sientes que quieres acostarte en ese punto, adelante – ¡es tu trance!
Con ambos métodos anteriores, puede que descubras que conforme el ritmo del balanceo o el mecido se pone en marcha, también sientes tu energía interna elevándose o poniéndose más caliente, así como puede que sientas que una vibración interna o “zumbido” está sucediendo, siendo ambos perfectamente normales, continuando en la medida en que sean necesarios desvaneciéndose después. Sin embargo, en esta fase, si los encuentras completamente molestos, deberías entonces haber desarrollado suficiente control para pararlos si así lo deseas hacer.

Trazando la Línea

Este método implica mucho más enfoque y concentración por parte del practicante del Arte, ya que hay muy poco en la forma de lo que uno podría llamar “herramientas” para ayudar en el trance. Esto involucra el uso de un diagrama/símbolo/glifo preparado, usualmente tallado o pintado sobre una piedra o madera. La pieza de piedra o madera (tablilla), es suficientemente larga, del diámetro aproximado de un balón de fútbol, para permitir que el símbolo sea de un tamaño decente. Estas tablillas, a menudo llamadas “Piedras Troy”(1) por el patrón laberíntico tallado sobre ellas, se emplean como mapas a los mundos internos, guiando al practicante del Arte en su viaje al otro mundo. La técnica consiste en sentarse tranquilamente con la tablilla sobre el regazo, elevar la energía interna y quizá empezar un suave movimiento de mecerse. El practicante entonces coloca el dedo índice de su mano dominante en el principio del glifo que hay en la tablilla y, con total enfoque y concentración, traza la línea del símbolo hasta su conclusión, en cuyo momento debería haberse entrado en el estado de trance. El trazado de la línea también puede ser acompañado por un corto y repetitivo cántico o encantamiento, así como el anteriormente mencionado tarareo o sonsonete. Los símbolos implicados generalmente son laberínticos o de naturaleza espiral, por lo que conducen a la mente del practicante del Arte hacia un foco cada vez más pequeño, resultado de lo cual es la entrada en los Otros Mundos, o dondequiera que sea el lugar al que el practicante desee ir. Esta técnica debe realizarse muy lentamente, ya que trazar el símbolo rápidamente no produciría resultado en absoluto, con total atención a lo que se está haciendo. Implica algunas de las técnicas y habilidades ya mencionadas en este capítulo y las lleva todas al unísono a una praxis de trabajo.


La Escalera del Brujo

La Escalera es un trozo de cuerda, cinta o cordel, a menudo el propio Cordón o Ceñidor del practicante del Arte, en el que se han atado cierta cantidad de nudos, cuentas, piedras u otros objetos contables. Se usa como un rosario, pasándolo a través de los dedos y contando el número de veces un repetitivo cántico o verso, determinando la naturaleza del trance que se salmodia o entona. Esto también puede acompañarse, una vez más, de un movimiento de mecerse para aumentar la sensación rítmica del método, y lograr un mejor estado de trance. El número de veces que el cántico va a ser repetido puede decidirse de antemano, pero es improbable que uno se adhiera a esto una vez el trance empiece a tomar forma. Lo mejor es usar el conteo como una repetición rítmica y dejar que la mente vaya donde desee.


Fascinación

Ahora llegamos a la descripción del trabajo con espejos previamente mencionado. Algunas veces llamado “Scrying”, los fundamentos de esta técnica pueden ser usados con una bola de cristal o un cuenco de agua tintada, pero este método particular funciona mejor con un espejo. El espejo en sí (algunas veces llamado “Speculum”), a menudo ha sido preparado de antemano de cierta forma, pero esto no es estrictamente necesario y no entraré en ello aquí, considerando que un espejo plano y claro, sea con respaldo negro o con una superficie reflectante normal, es suficiente. Es la mente del practicante del Arte en sí la que logra el trabajo, no el espejo, que solo es una herramienta en la operación.
La siguiente es una descripción de una técnica que le fue comunicada a uno de mis mentores por su maestro en el Otro Lado. En la medida en que yo sé, nunca ha sido publicada anteriormente, pero, como técnicas similares han sido publicadas en años recientes, siento que es correcto que esta versión debería ahora ver la luz del día. Aquí la doy en su redacción original, con alteraciones hechas en aras de la gramática y el entendimiento.

“Instrucciones para hacer un viaje etérico con el propósito de obtener iluminación sobre un asunto, o para comunión con tu Maestro, Diosa o Dios.
Siéntate ante tu portal astral, o un espejo suficientemente grande para reflejar tu cara. Oscurece la habitación y coloca una única vela encendida junto a ti, de tal manera que no se refleje en el espejo, o no la veas por el rabillo del ojo.
Siéntate relajado ahora y considera el propósito del viaje mientras miras a tu reflejo. Enfoca tu atención en tus ojos. No los mires fijamente, más bien contémplalos y mientras observas notarás un cambio en tus rasgos. Esto denota el primer cambio de la consciencia, esto es, la mente está cayendo hacia el nivel más profundo, es probable que tus rasgos se vuelvan grotescos e imaginarás un demonio o similar que te mira desde el espejo.

No vaciles, porque conforme más progreses el espejo se volverá negro y ningún reflejo será visible.
Mantén tu mirada fija en esta fase porque en breve, comenzando como un punto de luz en el centro de tu visión, el espejo se iluminará completamente. No habrá reflejo de ti. Te harás consciente de una puerta ante ti y un sendero hacia delante. Dirige tu mente ahora al conocimiento que buscas, o la entidad con la que deseas contactar y espera la manifestación, o mentalmente da un paso a través de la puerta y procede a lo largo del sendero.
Aunque el ejercicio para nada es peligroso, no obstante lo mejor es realizarlo en presencia de otro que actuará como vigilante, por si el estado de trance se hace demasiado profundo y el ejercicio se alarga mucho.
Si se ha fijado un tiempo, el vigilante, usando una voz suave, te llamará de vuelta desde lo Otro, el espejo se nublará y tu reflejo retornará. No te muevas hasta que esto haya ocurrido.
Este ejercicio puede llevarlo a cabo cualquiera, pero es dado para aquellos que se están entrenando o son competentes en las Artes y lo mejor, es realizarlo en el Templo o Compás.”

Creo que lo explica todo bastante bien, sin necesidad de más comentarios por mi parte. Notarás sin embargo, que no solo esta técnica permite al practicante del Arte lograr un profundo nivel de trance, sino también ofrece la oportunidad de proyectar totalmente la consciencia a través del espejo. Esto nos conduce a la sección final que me gustaría tratar en el presente capítulo.


(1) Troystone en el original (Nota del Traductor).
------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario