viernes, 8 de julio de 2016

El Sendero de la Astucia

Por Gemma Gary
(Traducido por Manon de Traditional Witchcraft)


La Tierra, la Serpiente y el Devenir

El Arte de la bruja y el Pellar córnicos es magia práctica para 'conseguir que se hagan cosas', o lo que otros han llamado brujería 'operativa' o de 'resultados'. Sus practicantes, algunos especialistas en ciertas áreas, otros 'todo terreno', aprenden las artes prácticas de los encantamientos físicos y la creación de substancias para servir a una variedad de necesidades, los ritos mágicos para exorcizar espíritus malignos, curación, levantamiento de maldiciones, etc. Dichos caminos los aprenderán aquellos llamados, en solitario a través de la intuición, conocimiento de las prácticas tradicionales locales y el estudio de los textos mágicos, o a través de la asociación y una relación de 'aprendizaje' con otro practicante, sea un familiar consanguíneo o no. Pequeñas asociaciones, sociedades, 'logias' y 'hogares' de practicantes tradicionales de magia se sabe han existido a lo largo de todo el mundo, y por ello parecería razonable asumir que nuestra cultura no debería ser diferente. Sin embargo, donde el Arte Córnico está concernido, la pasada indisponibilidad de transporte y la vida de duro trabajo del pobre han hecho que la oportunidad y el tiempo libre para tales reuniones y asociaciones de hecho hayan sido muy escasos, y dichos grupos, si se dieron, habrán sido extremadamente raros, muy pequeños y estrechamente unidos. Ciertamente, las agrupaciones tradicionalistas en Cornualles a día de hoy, que existen sin ninguna de tales restricciones, pueden ser descritas de la misma forma.


Una vez aprendido, por cualquier medio, este Arte tradicional de servicio era casi siempre dado en intercambio por un pago o trueque; para el Arte tradicional del practicante de pueblo en Cornualles, como en otras áreas, era principalmente un negocio, muy en contra de lo que lo es para las modernas formas del Arte que son principalmente una búsqueda religiosa y una forma de autoayuda espiritual.

Todo esto no quiere decir que el camino del brujo tradicional córnico no tenga su lado espiritual, porque la relación entre el Pellar, el mundo de los espíritus y las fuerzas invisibles de la tierra era, y todavía lo es, una relación de trabajo muy importante.

Con el fin de ser capaz de hacer su trabajo con efectividad, para hacer magia, aportar sabiduría y adivinar la fortuna de las personas, el brujo necesita en primer lugar desarrollar esta relación y entonarse tanto con la realidad física como espiritual de la tierra en la que vive. El paso de las estaciones, las potentes fuerzas dentro de la tierra y el 'pueblo escondido' ofrecen virtudes, poderes y sabiduría útiles que ayudan y conforman el Arte del Pellar.


El Sendero de la Astucia se recorre en primer lugar en la tierra donde el 'Pellar novicio' es llamado a ir en búsqueda de las fuerzas naturales que tanto empoderan como conforman su Arte. Para el brujo córnico, una de las más potentes y útiles fuerzas es la conocida como Serpiente Roja o Sarf Rüth. Esta es la fuerza espiritual o 'sprowl' que fluye dentro de la tierra, anima a todas las cosas vivas y empodera al espíritu que hay dentro de todas las cosas naturales; porque la brujería tradicional córnica es un sendero animista que reconoce el espíritu que hay dentro de cosas tales como las piedras, los arroyos y los edificios. Detectar y aprovechar el flujo serpentino es de gran importancia para el Pellar, que debe conocer las maneras de hacerlo y los lugares donde esta fuerza se extraerá mejor. El deseo de buscar estas energías y atraerlas, y de hecho la habilidad para hacerlo, el verdadero brujo debería expresarlos de forma natural. Es algo 'profundamente conocido' en sus maneras, que no es fácilmente puesto en palabras. A menudo es solo un caso de afinar bien los sentidos familiares, deseos y habilidades dentro de aquellos que están empezando su camino a lo largo del sendero, más que tener que aprender algo extraño desde cero.

Es una práctica regular de los brujos de Cornualles caminar por el terreno para reunir sprowl para ayudar y empoderar su Arte, dichos viajes pueden ser conocidos como 'andar el sendero de la serpiente', un sendero de poder y gnosis ctónica. El Pellar es muy sensible al paisaje en el que vive y conoce bien los lugares de poder que le rodean, los mejores para poder extraer y almacenar el sprowl para un uso posterior; así es como el brujo córnico recoge poder. La extremadamente importante herramienta – el bastón del Pellar, es la compañera tradicional en el sendero de la serpiente, ya que el sprowl se puede atraer y almacenar en su interior así como dentro del cuerpo del Pellar. Los tortuosos senderos sepentinos que fluyen y serpentean a través de los campos y valles, junto y a través del mágico seto de espino, siguiendo los arroyos o a lo largo de los imponentes y dramáticos acantilados, son recorridos comúnmente por el brujo que 'recoge' sprowl a lo largo del camino. Estas serpenteantes vías también tienen usos mágicos y meditativos. Las colinas, los rápidos de agua y otros lugares de poder, donde la serpiente se enroscará como un cono en la tierra, también son lugares donde se puede acceder a esta potente fuerza en abundancia, así como dentro de los antiguos círculos de piedras donde la serpiente es bailada en vivo por las circunvalaciones del brujo. En Cornualles estos antiguos círculos son conocidos como 'piedras danzantes' y esta es la traducción literal del nombre córnico para el famoso círculo de piedra Merry Maidens: Dans Maen. Las piedras de granito de estos antiguos y potentes lugares contienen un alto contenido en cuarzo que según el Sabio atrae y 'acumula' el flujo serpentino del sprowl.


La 'serpiente de la tierra' puede ser una antigua prima del concepto moderno de las 'leys'. Otro, pariente más antiguo es quizá los 'senderos feéricos', los 'caminos de fantasmas', los 'senderos de espíritus' o los 'caminos de cadáveres'. Estas vías lineales enlazan antiguos túmulos, colinas fortificadas y lugares de enterramiento e incluso arbustos espinosos. Construir sobre ellos u obstruirlos era un tabú y aseguraba el infortunio a aquellos que se mantuvieran donde los espíritus de los muertos viajaban por todo el país, y en aquellos que conducían a los cementerios que eran rutas funerarias procesionales para llevar el cuerpo a enterrar. Estos caminos de los espíritus se remontan a las ancestrales rutas procesionales a través del antiguo paisaje ritual, y para el Pellar que recorre dichos senderos, o lleva a cabo vigilias en ellos, ofrecen comunión con los poderes, los espíritus y sabiduría de los lugares enlazados por sus caminos. En las 'noches elevadas', cuando las puertas entre los mundos pueden entreabrirse, el Pellar podría observar la antigua tradición de mantenerse en vigilia en los cementerios, para ver quién morirá en el pueblo en los siguientes meses mediante la búsqueda de su espíritu acercándose por el 'camino de cadáveres'. También fue práctica del brujo córnico conducir adivinaciones de espíritus, sentándose sobre una escalera de piedra en un conocido sendero feérico con el fin de interrogar buscando sabiduría, a los espíritus que pasaban.


Sabiduría también puede ser obtenida de la serpiente. A veces, especialmente en la luna llena cuando la serpiente es más potente y generadora, el Sabio es atraído a las aperturas de la tierra, abajo en las cuevas marinas, los fogous1 y los pozos sagrados, porque en estos húmedos y oscuros úteros de la tierra una fuerza hipnótica emana de la serpiente y se 'almacena' en abundancia, a esta se la conoce como el 'aliento de la serpiente'. En dichos lugares encantados por el 'aliento', el Sabio dormita en esta fuerza para comulgar con el 'espíritu de la tierra' y recibir visiones, oír voces, curar y hacer magia.

En el tiempo en que se acerca la luna nueva la Serpiente se convierte en una fuerza introspectiva y extenuante; el Pellar necesita tener gran cuidado con ella porque puede ser una fuerza destructiva, pero si se utiliza sabiamente, la serpiente puede ser una fuerza útil en la tradicional magia para 'desprenderse', en visiones introspectivas y encuentros en el inframundo con el pueblo de los espíritus.


La habilidad para trabajar con la 'fuerza espiritual' y la serpiente, y de hecho detectar y percibir mejor dichas cosas, requiere que el brujo entre en un estado mental que lleve ligeramente la consciencia 'entre los mundos', o, como dicen los brujos córnicos, 'entre los cuernos' o 'entre los Buccas'. Esto también se ha conocido dentro del Arte Tradicional como el 'misterio del Devenir'. El brujo se hace más adecuadamente consciente no solo de lo físico y su entorno, sino de la realidad espiritual o etérea de 'todo', junto con un fuerte sentido o toma de consciencia de que está conectado y es parte de 'todo', tanto en espíritu como en cuerpo, en sus más lejanos alcances – un estado de ser central para muchas tradiciones de la Astucia en las Islas Británicas. Para el brujo, este estado de consciencia entre los mundos y conexión a 'todo' no está restringido por la distancia. Esto es lo que le permite realizar actos de 'magia a distancia' o 'curación ausente' y dirigir su Voluntad y poder a dondequiera que sea necesario, para producir el deseado cambio mágico en un acto que se conoce como 'envío del espíritu'. Solo cuando el brujo ha logrado esta habilidad, puede entonces enfocar su intención sobre el blanco y utilizar y dirigir sus poderes, en conformidad con su Voluntad, para efectuar cambios en lugares, seres y objetos.


Así como eran conocidos por ser competentes con sus 'manos curativas', muchos de los Practicantes de la Astucia de Cornualles practican actos de curación ausente de esta forma a través del 'Devenir', de hecho uno puede oír de Encantadores en Cornualles que curan con éxito a clientes que están tan lejos como Australia. A menudo, durante un acto de magia a distancia, el practicante hará uso de cosas tales como cuerdas, piedras, velas y alfileres o 'muñecos' que representan al blanco mágico. Esto da al cuerpo físico, en concreto a las manos, algo que hacer en armonía con el trabajo, mientras la Voluntad y la intención mágicas son 'enviadas' al blanco real o recipiente del hechizo, a menudo con la ayuda de un espíritu familiar.

Tratar de perfeccionar y mantener esta habilidad natural debería ser al principio el único trabajo del brujo novicio, porque sin esta habilidad ningún trabajo de magia o adivinatorio es posible. Cada practicante tendrá su propia forma de Devenir que se habrá convertido en una función rápida e instintiva para el brujo experimentado, pudiendo solo el individuo saber cuando se ha logrado la misma. Hay técnicas tradicionales que pueden ayudar a conseguir el Devenir, usando herramientas, movimientos rituales y la quema de ciertas hierbas. Para algunos, estar simplemente y sentir una conexión con la tierra de más abajo y el cielo de más arriba, permitiendo que la mente se deslice a un lugar entremedias, puede inducir el Devenir. Otra forma es hacer lo mismo, pero a diferencia de permanecer estático, uno podría andar lentamente haciendo un círculo en sentido antihorario, porque todas las tareas y movimientos repetitivos son de ayuda, alejando la consciencia del mundo racional de todos los días, hacia un lugar entre los mundos. Este método también puede tener el beneficio, si se hace bien, de agitar y reunir el sprowl, al que se puede recurrir cuando se alcanza el deseado estado mental.

Una herramienta de los brujos córnicos útil para inducir trances y el estado de Devenir es la Piedra Troy, también conocida como 'Piedra Mazey', del córnico 'mazed' que significa estar en un estado enloquecido, en trance o intoxicado. Esta tradicionalmente es una laja de pizarra grabada con un laberinto realizado de un solo trazo. Un método de uso es sentarse con la piedra sobre el regazo, o sobre una mesa a una altura cómoda en una habitación tenuemente iluminada con una sola vela, y seguir lentamente el sendero del laberinto repetidamente de dentro a fuera con el dedo índice izquierdo mientras uno se mece o balancea ligeramente y se tararea de forma rítmica.


Sin embargo, con diferencia la mejor manera de lograr los estados mentales y la sabiduría natural útiles para el brujo, es estar simplemente en la tierra, caminar, encontrar un lugar para asentarse, quizá un lugar de transición – 'lugares entremedias' vistos por el Sabio como intersecciones útiles entre los mundos, tales como una grieta en un cerco, unos escalones que atraviesen una cerca, sobre un acantilado o junto a un arroyo y simplemente sentarse, observar, sentir y escuchar, ¡pero intentando no pensar demasiado! Se debe aquietar el cuerpo y el pensamiento para ser receptivo a la sabiduría que la profunda observación de las idas y venidas de la naturaleza puede aportar, y de las potentes fuerzas del paisaje tan vitales para el trabajo del Arte. Es difícil poner dichas cosas en palabras, porque el camino del Sabio es instintivo e intuitivo. Es la marca del verdadero brujo porque tales cosas se dan de forma natural y porque parte de la propia conducta natural de uno es buscar esta relación con la tierra.


1Fogou es una palabra que deriva del celta ifócw y que significa cueva. Los fogous tienen ciertas similitudes con los subterráneos, el nombre designa unas estructuras de la Edad del Hierro encontradas en diferentes lugares de Francia, Escocia o Irlanda. La diferencia es que los fogous no fueron simplemente excavados, fueron construidos. Tuvieron que cavar profundas zanjas en el suelo, luego las pavimentaron con losas de piedra y recubrieron igualmente con piedras todas las paredes y el techo (Nota del Traductor).

2 comentarios:

  1. Muchas gracias ,sencillamente muy bien explicado .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te gustan mis traducciones. Un saludo.

      Eliminar