domingo, 27 de marzo de 2016

Palo de Escoba, Cebo de Pájaros y El Gandreidh

Por Nigel Aldcroft Jackson
(Traducido por Manon de Call of the Horned Piper)



La bruja cambiando a la forma de una lechuza en vuelo nocturno; la Striga o 'chillido de lechuza' de la tradición clásica


Una lechuza llama desde los oscuros bosques barridos por el viento y la marea de la medianoche se dibuja cerca de la cabaña cuya sala está iluminada con velas rojas. Una mujer desata su largo pelo y empieza a cantar su llamada al maestro vestido de negro y a la salvaje Señora de la Noche. En la titilante penumbra su gato negro se muestra inquieto mientras el canto de la bruja hace eco en la baja habitación de vigas. Ella ahora empieza a untar su frente, sienes y plantas de los pies con una pluma de ganso con el oscuro aceite verde de una pequeña botella, arrodillada junto a una escoba de rama de abedul.

Neblinas espirales empiezan lentamente a envolver la sala conforme ella entra en el trance ensoñador de los espíritus Dwale1. La sonora llamada al Sabbat continúa mientras su espíritu empieza a abandonar su cuerpo, está siendo cantada a través de ella. Sus labios susurran las palabras, “Caballo y Hattock2, en el nombre del Divell” y después monta a horcajadas sobre la escoba, elevándose hacia arriba a través del gran agujero de la chimenea. Hacia arriba a las nubes y a la luz de las estrellas planea la bruja, cabalgando a través de la ventosa oscuridad; sobre bosques, ríos y valles a las cavernas de la montaña del Sabbat y hacia abajo al inframundo de las Nueve Madres.



Esta imagen arquetípica del vuelo nocturno de la bruja en su escoba, tan profundamente incrustada en la consciencia popular europea, hace derivar su potencia de raíces verdaderamente arcaicas. En la brujería tradicional la escoba es el medio simbólico por el que se lleva a cabo el viaje más allá de este mundo a los reinos insondables del Inframundo. Es esencial entender el código mágico-poético empleado aquí, porque en el contexto chamánico el 'vuelo' siempre alude al trance-éxtasis y el movimiento visionario del espíritu.

La escoba es por lo tanto un emblema místico de la extática cabalgata nocturna de los seguidores de la diosa Oscura, Dama Holda, Diana o Herodias. Este Misterio chamánico yace en el núcleo del Antiguo arte, como un antiguo patrón iniciático transmitido a través de miles de años en Europa. Las tres maderas que se acostumbra a usar en la fabricación del palo de la escoba ocultan un significado esotérico interno - el palo de fresno es para el espíritu (Anda) y el aire a través del que la bruja debe viajar, el Árbol-de-Fresno Yggdrasill y el éxtasis chamánico (Odhr) a través del que el vuelo del espíritu es logrado; las ramitas de saúce que atan el cepillo son para la luna y las aguas cubiertas de niebla que deben cruzarse para entrar a los reinos de los muertos y la sabiduría; las ramitas de abedul son sagradas para la Dama Blanca, Dama Berchta, la Diosa de la Tierra a través de la que la bruja espera lograr purificación y renacimiento iniciático.

Por lo tanto el palo de fresno se transforma en una imagen mística del Árbol-de-Fresno Yggdrasill ('El Caballo del Terrible' - Woden) y acertadamente simboliza el vuelo a los mundos superior e inferior. Los chamanes de las tribus Buryat Siberianas viajan a través de los mundos a horcajadas de un palo con cabeza de caballo como corcel mágico, que es ritualmente vivificado con la sangre de un caballo sacrificado. En la cosmología siberiana el universo es visto como un vasto yurta (tienda mongol) con la Estrella Polar/Poste Celestial fijo encima del agujero para el humo. Esta apertura da acceso a Otros Mundos y en trance el chamán asciende por él.



De la misma manera y con la misma intención la bruja monta sobre la escoba por el agujero de la chimenea en la Tradición popular Nórdica. Ya que 'Frau Holt' es la Anciana Madre no nos sorprenderá que las brujas monten palos de Saúco en su viajes nocturnos, porque el Saúco tiene reputación de ser el 'árbol de las brujas'. Es equivalente al cuervo en el Bird-Ogham3, que simboliza la muerte-sabiduría, vuelo y las regiones ctónicas de Annwvyn4. Las brujas escocesas algunas veces mandaban sus almas en forma de cuervo y la palabra gaélica 'Badbh' significa tanto el cuervo negro de la Morrigan como también una bruja o Furia. La bruja portuguesa, la Bruxsa, avanza en la oscuridad como un gran y siniestro pájaro nocturno y el chotacabras es llamado hexe5 en el folclore alemán, de los que se pensaban que eran brujas que cambiaban de forma para succionar la leche de las cabras en la noche. Las brujas suecas favorecían la forma de urraca en sus aéreos vuelos con el espíritu.

La cabalgata aérea de las brujas fue conocida en la antigua Escandinavia como el Gandreidh ('Montar-la-vara'), siendo el gandr el término en Antiguo Escandinavo para la vara mágica o la vara de poder del mago. Hay una referencia a un tal 'Myrk-rida' en el siglo XII, de C.E. en Law of Vastgotaland donde se dice:

Mujer, te vi montando sobre la vara de un cercado con el pelo y el cinturón sueltos, con la piel de trol (máscara), en el momento cuando el día y la noche eran iguales.”



La palabra sajona para bruja es Haegtessa, que significa 'jinete-de-cerco': siendo el cerco la frontera entre este mundo y el misterioso Otro Mundo que yace más allá de los parámetros de la realidad y consciencia 'ordinarias'. El Antiguo Escandinavo laico 'Havamal' se refiere a 'jinetes-de-cerco, hechizando desde lo alto'.

En el juicio de Lady Alice Kiteler en Irlanda en 1224, fue dada una descripción de su 'tubo de ungüento, con el que engrasaba una vara, sobre la que ella cabalgaba y galopaba a través de lo grueso y sutil'. Este 'ungüento' indudablemente era un ungüento psicodélico preparado con belladona que inducía el 'trance de vuelo' de la bruja que cabalga las Tinieblas. El anticuario del siglo XVII Praetorius informó que las brujas eran llamadas 'cebo de pájaros' debido a su uso en tales preparaciones.

En 1608 encontramos a Guazzo describiendo cómo las brujas 'se untan a sí mismas en algunas partes de sus cuerpos con un ungüento hecho de varios ingredientes repugnantes e inmundos... y así untadas son transportadas sobre una vara encapuchada o una escoba o caña enferma o hendida o una rueca de mujer, cosas que ellas montan'.

En el siglo XVII las brujas escocesa contaban que montaban sobre varillas de maíz y paja de guisantes al Sabbat que ellas transformaban en caballos haciéndose eco del 'palo con cabeza de caballo' de los Buryat. Un hecho chamánico idéntico es registrado en el saber mítico finlandés en el que el mago-héroe Vainamoinen 'tomó un tallo de paja, un caballo de ramitas de guisante' para montar hacia las regiones del Otro Mundo. En 1596 a las brujas Aberdeen se las tenía por haber realizado una 'danza diabólica, cabalgando sobre árboles por un largo espacio'. Mención debería ser hecha al caballo de la antigua diosa británica Andrasta que fue llamada March Maten y fue el corcel de los hechiceros voladores.



La hierba llamada Hierba de Santiago es conocida como el corcel favorito de las brujas a lo largo de toda Inglaterra, llegando a decirse, “tan lozana una bruja es como veces montó sobre la hierba de Santiago”, pero de las brujas celtas en Irlanda se dice que vuelan sobre tallos de milenrama. Los chamanes brujos de la esfera cultural húngara, los Taltos, se suben a una caña para viajar a través de los cielos. Un paralelo Mesoamericano remarcable va a ser encontrado en la diosa azteca de la luna, de la sexualidad femenina, de las tejedoras y de las encrucijadas llamada Tlazolteotl. En el Codex Fejervary-Mayer, esta diosa es represen-tada sobre una escoba, sosteniendo una serpiente en su mano y con un huso en su tocado.

Los teólogos y sacerdotes consideraban el vuelo sobre la escoba como una levitación física real, hecha posible por el adversario infernal. Esta era una burda malinterpretación de los Misterios simbólicos de las brujas dentro de los cuales, la escoba es el vehículo interno y glifo de los viajes nocturnos hacia la diosa del Inframundo, el vuelo de la psique mágicamente liberada de este mundo hacia reinos ocultos de la existencia.

Montar la escoba-de-retamas es volar a través de la noche, cruzando las fronteras entre la Tierra Media y las inmensidades cósmicas de Annwvyn. El éxtasis místico de los jinetes-de-cerco debe ser re-abierto y re-despertado, con el fin de que los acólitos de Herodias entren en sus más profundos Misterios y participen de la Fiesta del Sabbat de su Negro Caldero, en las tierras Ocultas.



1 Bebida soporífera hecha principalmente a partir de belladona (Nota del Traductor).
2Esta es una frase frecuente en la Brujería Tradicional, proveniente del folclore escocés, en el que se relata que los seres feéricos dicen la frase "Caballo y Hattock" cuando dejan un lugar para volver a su propio reino y también cuando se preparan para marcharse en sus escapadas nocturnas. Se decía que la gente que había oído a los feéricos gritarla y a su vez gritaban "Caballo y Hattock", eran transportados con ellos. (Nota del Traductor).
3Un tipo de escritura Ogham (Nota del Traductor).
4Es el Otro Mundo en la mitología galesa, gobernado por Arawn (o, en la literatura artúrica, por Gwyn ap Nudd), era esencialmente un mundo de deleites y eterna juventud en el que no había enfermedad y la comida era siempre abundante (Nota del Traductor).
5Bruja en alemán (Nota del Traductor).



------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:




No hay comentarios:

Publicar un comentario