domingo, 27 de marzo de 2016

La Vía de la Bruja y la Piedra del Sabbat

Por Nigel Aldcroft Jackson
(Traducido por Manon de Call of the Horned Piper)


Al filo de la luna del toro, la hora de las brujas, las brujas y los brujos están fuera, cabalgando por la senda hasta el sabbat de medianoche; algunos en la forma de búhos, de liebres, de polillas, de gansos y cuervos, otros montados sobre horquillas, escobas, gatos y machos cabríos. Las nubes miran desde una luna gibosa mientras la compañía oscura de la Striga viaja velozmente sobre senderos feéricos hacia el mundo del espíritu, siguiendo a la señora de muchos nombres que ha sido llamada Herodias, Berchtholda, Cailleach, Morgan Le Fay, la Emperatriz Irodeasa. La vía de la bruja recorre a través de los páramos nocturnos, extendiéndose hacia espacios desconocidos de más allá, el enig-mático paso al mundo del Sabbat se encuentra viajando hacia el norte 'hacia donde vuela el cuervo', sobre las alas del trance. Es la senda a lo largo de la que la compañía Diánica, las tribus feéricas y la esquelética Danza de la Muerte se desplazan en procesión.



Los cuatro días en los cuartos son los portales dentro del tiempo que se abren hacia este oscuro conventículo, especial-mente All-Hallows1 y la Noche de Walpurgis2 cuando las brujas alemanas saltaban salvajemente sobre la montaña Brocken, el pico sagrado de las montañas Hartz, y las brujas escocesas entraban en la cueva de las Colinas Eildon.

El verdadero Sabbat existe en las dimensiones crepusculares de la consciencia, en el oculto lugar del Otro Mundo al que se llega por caminos erosionados. La Hexecraft3 Tradicional y la brujería preservaron los mapas mágico-simbólicos y los postes indicadores que pueden guiar al buscador a través del 'seto' hacia estas ocultas regiones del espíritu.

El sabbat es una convocatoria de poderes en el Otro Mundo y también un estado de comunión interna con una inmortal sabiduría raíz; es un lugar donde las alturas divinas y las profundidades animales del alma se encuentran. Esta es la hierofanía de la bruja que toma lugar en las encrucijadas de la Dama Hécate, Señora de las Tres Llaves.



Los celebrantes de este misterio nocturno se reúnen en espíritu 'entre los tiempos' sobre las praderas de Hel, para honrar al Macho Cabrío Negro y a Nuestra Señora de Elfland, y lograr el numen mágico del mundo de los fantasmas. Desde este reino el espíritu desencarnado retorna a la Tierra Media, enriquecido con el saber de los ancestros y talentos de inspiración divina.

En Italia las brujas que siguen 'la vecchia religione'4, habiéndose untado con ungüento de vuelo claman la siguiente llamada:

"Afuera, afuera, a través de la nieve y la tormenta,
transpórtame al nogal de Benevento."

Después montando un astado macho cabrío negro vuelan al lugar del sabbat en el Otro Mundo. En el grimorio brujeril italiano del siglo XIX 'Aradia: The gospel of the Witches', traducido por C.G. Leland, la diosa manda a sus acólitos así - 'Y haréis el juego de Benevento'. En las tradiciones de la brujería italiana, la diosa Aradia es honrada como Domina Ludi, la 'Señora del Juego'. En 1390 dos brujas italianas de Vicomercato fueron acusadas de haber ido a 'unirse al juego de Diana a quien llamáis Herodias.'

En 1669 las brujas de Mora y Elfdale en Suecia describieron su viaje chamánico al Otro Mundo; después de untarse un ungüento que había en un cuerno en las encrucijadas llamaban tres veces al Diablo (el Dios Astado) con las palabras:

"Antecessor, ven y transpórtanos a Blockula."

Antecessor quizá sea una derivación del Antiguo Noruego Ansur - 'dios, divinidad'. El Diablo apareció como una figura vestida con una capa gris, llevando un alto sombrero de pico con una banda de muchos colores alrededor y con una barba roja. Por su poder las brujas volaban montadas sobre animales y bastones 'sobre iglesias y altos muros' a su reino, que está situado en 'un discreto gran prado'. Pasaban a través de 'una puerta pintada con diversos colores' al salón Sobrenatural o mansión en Blockula, el 'Pico Negro'. En Blockula las brujas suecas celebraban los deleites eternos del sabbat - danza sagrada, festín, misterios eróticos, combates mágicos y la adquisición de espíritus ayudantes tales como gatos y cuervos blancos.



La saga de Thorstein relata como él visitó el inframundo montado sobre su vara (gandr) mágica. Robó un anillo y una joya incrustada en una tapa al rey de las regiones inferiores y retornó a la Tierra Media con ellos - justo como el chamán retorna a la Tierra Media con tesoros Sobrenaturales, poderes mágicos y el saber de generaciones de muertos.

El mundo del sabbat está caracterizado por la paradoja ritual - la iluminación es buscada en la oscuridad, el día y la noche, el nacimiento y la muerte.

Las fórmulas esotéricas de simbolismo inverso se mantienen en oscilación incluyendo oraciones pronunciadas al revés y frenética danza espalda contra espalda en dirección contraria al reloj, por ejemplo en sentido inverso al camino del sol. Esto es así porque el mundo de los muertos es una imagen invertida del mundo de los vivos. El chamanismo euroasiático nos enseña que la noche sobre la tierra es el amanecer para los espíritus del inframundo, la terrenal mano derecha se convierte en la siniestra o izquierda allí, nuestro verano es su invierno. En ese mundo los ríos fluyen hacia atrás y los árboles crecen de arriba a abajo con sus raíces en el aire.

El sabbat alemán culmina en las opalescentes cavernas de la Venusberg donde la reina de los Elfos revela visiones y conocimiento de las artes mágicas a sus seguidores.

Dentro del recinto místico de la Montaña de Venus la diosa preside sobre los placeres del Otro Mundo; los brujos algunas veces relataban cómo se unían con la Dama Venus, un iniciático 'matrimonio sagrado' con la profunda madre de Hel. Igualmente las brujas describían sus tratos carnales con el Diablo itifálico5. En su 'Compendium maleficarum', el autor del siglo XVII Guazzo describe cómo las brujas encienden un 'fétido y repelente fuego' en sus sabbats;

'El Diablo es el presidente de la asamblea y se sienta en un trono, en alguna terrible forma, como un macho cabrío o un perro, y se le acercan para adorarle...'



A las brujas de Valais el Maestro se les aparecía como un carnero negro. Este es el gran arquetipo del Astado, El Señor de los Animales, el destructor y regenerador en el inframundo cuyos símbolos son el cráneo y el falo.

Este maestro chamánico de las Bestias deriva del Dios Salvaje Vindonos/Gwynn ampliamente venerado por los celtas en la Edad del Hierro. Ante este antiguo dios, de acuerdo a Guazzo, las brujas llevaban cirios votivos que ardían con una llama de humo azul. La bruja francesa Jane Bosdeau asistió a un sabbat en 1594 donde 'apareció un gran macho cabrío negro con una vela entre sus cuernos', simbolizando la luminosidad mística en la oscuridad de Annwvyn, el inframundo. Esto algunas veces se representaba por la vela encendida entre las puntas del stang o vara estándar (Antiguo Noruego 'merkis stong').

En los sabbats de las brujas de Yorkshire en 1664 el dios aparecía como 'un Hombre Negro sobre un caballo Negro con pezuñas en lugar de pies', enfatizando su gobierno sobre el reino de los animales y los rebaños astados.

Algunas veces un curioso sacramento consistente en 'pan rojo y bebida roja', o pasteles de trigo y cerveza es compartido. Las brujas de los Bajos Pirineos invocaban la bendición del dios macho cabrío dentro del pan y cuando el cáliz era levantado, la frase ritual "Corbeau Noire" (Cuervo Negro) era entonada, consagrándolo a la diosa celta Cathu Bodua, 'Cuervo de Batalla'. El vino, mezclado con sangre sacrificial, era salpicado sobre la tierra y los reunidos para conferir nueva vida. El vinum sabbati6 se decía que poseía extrañas propiedades, porque el iniciado que lo bebía 'tenía repentinamente toda la sensación de recibir y preservar dentro de sí la imagen de nuestro arte y los principales rituales de la secta'. Este vino es sinónimo del elixir-poción que la diosa bruja Cerridwen elaboraba en su caldero.



El sabbat tradicional se centra en las operaciones del caldero, el recipiente mágico de alimento espiritual y omnisciencia, el manantial en el que los muertos son restaurados a la vida. El caldero de la bruja es un crisol psíquico en el que las esencias de la consciencia son sutilmente fermentadas y destiladas; para poner a hervir sus contenidos al creativo calor mágico de Nuestra Señora debe ser encendido desde dentro. Esta energía es llamada fuego seidh, del Antiguo Noruego 'seidh' - arder - y 'seydir' - fuego para cocinar. Esta es la llama femenina de transformación y conocimiento que brilla en las lenguas enroscadas del fuego del sabbat.

Estos misteriosos deleites de los viajeros nocturnos en el Otro Mundo, continúan a través de las horas de oscuridad al pulso de los tambores y las voces de las gaitas y las flautas. Sólo cuando el amanecer es alcanzado al este y el gallo cacarea, las brujas parten del dominio atemporal del sabbat y retornan a sus cuerpos durmientes en la Tierra Media.

1Día de Todos los Santos (Nota del Traductor).
2Víspera de Mayo (Nota del Traductor).
3En alemán, Brujería (Nota del Traductor).
4En italiano, la antigua religión (Nota del Traductor).
5Que tiene el falo erecto (Nota del Traductor).
6Vino del Sabbat, en latín (Nota del Traductor).



------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:




No hay comentarios:

Publicar un comentario