domingo, 27 de marzo de 2016

La Marca Brujeril

Por Nigel Aldcroft Jackson
(Traducido por Manon de Call of the Horned Piper


A lo largo de los relatos de la brujería europea, la 'Marca del Diablo' se ha caracterizado como un elemento recurrente; esta 'marca de la bruja' parece haber sido un símbolo de colores o un signo tatuado que el Maestro Astado o Diablo hacía sobre un nuevo miembro de la compañía en el momento de su admisión a la Wicce-craeft. Esta marca fue ávidamente buscada más tarde por los cazadores de brujas de los siglos XVI y XVII, ya que se pensaba que constituía prueba irrefutable de la membresía de un individuo a la secta. Como Reginald Scot escribió en 1594; 'El Diablo daba a cada novicio una marca, con sus dientes o garras'.



Las formas que la Marca del Diablo tomaba variaban de región a región, a menudo consistiendo en poco más que una mancha azul, negra o roja sobre varias partes del cuerpo, encontrándose a menudo sobre uno de los dedos de la mano. En Somerset las brujas eran marcadas entre las articulaciones superior y media del 'dedo anular' o cuarto dedo de la mano derecha. En 1597 Andro Man, una bruja de Aberdeen, dijo que había sido marcada por el Astado sobre el tercer dedo de la mano derecha. Una bruja en Yarmouth en 1644 contó cómo una noche iluminada por la luna 'un alto Hombre negro llamó a su puerta y le dijo que debía primero ver su mano; cogiendo después algo similar a una navaja de bolsillo, le hizo un pequeño arañazo, para que la Sangre saliera, y la Marca permaneció desde ese momento'.

En otros lugares la Marca del Diablo era de una naturaleza simbólica más explícita y consistía en pequeños glifos y sigilos totémicos. Martin Delrio informa de que las brujas son marcadas con signos secretos tales como la huella de una liebre, la huella de una rata o el símbolo de una araña. La liebre está profundamente conectada con los misterios nocturnos de la luna, la rata aparece en la antigua iconografía romano-gálica de Cernunnos, dios del inframundo, y la araña como tejedora de redes es sagrada para las diosas hilanderas del destino tales como las Nornas, las Parcas y las Matronas.


En la Inglaterra rural la marca algunas veces es conocida con la forma de un lirón. Henri Boguet atestigua el hecho de que las brujas francesas del siglo XVI recibían la 'marque les sorciers' sobre el hombro izquierdo (siniestro) en la forma del pie de una liebre. Menciona a Jean de Vaux cuya marca brujeril era 'un petit chien noir', el Perro Negro de la noche, la muerte y el infra-mundo. Entre las brujas vascas de los Pirineos tres marcas eran hechas sobre el muslo izquierdo, el lado izquierdo y sobre el ojo izquierdo. El Diablo a menudo marcaba a las brujas vascas con el signo del sapo o pie de sapo, el anfibio más sagrado en la Wicce-craeft que está asociado con los pantanos subterráneos, las cuevas y las aguas ctónicas del inframundo. 



------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario