domingo, 27 de marzo de 2016

El Saber Herbario y Wortcunning de las Brujas

Por Nigel Aldcroft Jackson
(Traducido por Manon de Call of the Horned Piper)

La bruja tradicional era un verdadero repositorio de antiguo conocimiento herbario, buena conocedora de cómo utilizar las plantas naturales y las sustancias micóticas para curar al enfermo o envenenar al conflictivo que afligía a los miembros de la secta. En la Brujería y las artes del hombre astuto, se empleaban brebajes, pociones, infusiones, ungüentos y fumigaciones hechos de las flores, semillas, tallos, hojas y raíces de las hierbas nativas que podían ser recogidas por el conocedor y perspicaz en los campos, bosques y setos. La sabiduría herbaria constituía en sí misma una extensa rama de la 'magia natural', en la que se mantenía que cada hierba contenía cualidades astrales y planetarias específicas, que podían ser usadas en la hechicería y el entrelazamiento de hechizos para fines variados.

Las raíces antropomórficas como la legendaria Mandrágora y la Brionia Blanca, han sido apreciadas durante mucho tiempo por sus potencias mágicas. La Mandrágora, también conocida como El Ahorcado o la Manzana de Satán, se cosecha de acuerdo a una elaborada ceremonia; el recolector debe acercarse a la planta con el viento soplando desde atrás y cerca de la puesta de sol, dibujando tres círculos alrededor de ella con una daga consagrada antes de escarbar la raíz. Según algunas autoridades la Mandrágora brilla con una extraña luz en la oscuridad y debe ser desenterrada con un instrumento de marfil o madera en lugar de uno de hierro. Se dice que emite un chillido fatal cuando es exhumada del suelo y algunas veces se usaba un perro para sacarla, atándola a su cola con una cuerda. La Brionia Blanca es intercambiable con la Mandrágora, diciéndose que crece con una exuberancia peculiar bajo las horcas o sobre las tumbas de los suicidas y hechiceros.



La Mandrágora es llamada 'Planta de Circe' y la empleaban, supuestamente, las grandes hechiceras griegas para producir transformaciones mágicas. También es sagrada para Venus y tiene fama de ser un potente afrodisíaco, producir amor, fornicación y fertilidad cuando se lleva encima o es consumida en pociones.

Las mandrágoras también podían ser utilizadas como un familiar o guía espiritual, que facilitaba la adivinación y protegía de los ataques psíquicos de brujas maliciosas. A la raíz se le daba nombre de forma ritual, tres veces antes de ser enterrada de nuevo durante un mes lunar; después era desenterrada y otra vez se le daba nombre tres veces más mientras era lavada con vino en Viernes. La raíz debía guardarse envuelta en un trozo de seda blanca, teniendo que dirigirse a ella usando siempre su nombre mágico desde ahí en adelante. Las brujas alemanas conocían a dicha efigie como Alraun o Erdemannekin.

Las flores y cabezas de Ajo son conocidas en las zonas rurales de Eslovenia, por su poder para alejar los estragos producidos por los espíritus vampíricos. Del mismo modo, los agricultores escandinavos colgaban dientes de Ajo alrededor del cuello del ganado, para evitar que los goblins robaran su leche y para desviar la atención maliciosa de los trolls. Se decía que el Ajo crecía en la huella impresa de la pezuña del Diablo.



El Helecho es sagrado para la luna y sus semillas se decía que si eran recogidas en la noche de San Juan, tenían el poder de hacer al portador invisible. En el folclore alemán, a esta planta se la llama 'Alas de Bruja'. En la tradición brujeril eslovena, el Helecho es célebre como "Flor de Fuego", la principal hierba sagrada del dios Kupala. Durante la 'noche de Kupala', el recolector debe ir al bosque a medianoche y observar como las flores del Helecho brotan en una nube de resplandor intenso. A continuación, un círculo mágico tiene que ser inscrito alrededor del Helecho mientras se arrancan sus flores, porque muchos demonios tratarán de aterrorizar y obstaculizar al recolector. Armadas con la flor de Helecho, las brujas podían oír y entender realmente el lenguaje de las plantas mientras conversaban entre sí. La Artemisa es otra hierba lunar de la que se decía que mejoraba la visión espiritual y la clarividencia cuando se bebe en té o es quemada en fumigaciones. Las hojas frescas de Artemisa, cuando se frotan sobre un espejo de scrying o "piedra de visión", aumentarán su magnetismo mágico.

La Hierba de San Juan o Hipérico, es sagrada para el sol y ejerce una influencia solar protectora contra las entidades malignas; está bajo el mandato del 'brillante dios solar' Baldur y se colgaban manojos en las puertas de las casas de campo por sus propiedades apotropaicas2. La Hierba de San Juan también tiene la extraña habilidad de moverse para evitar a los recolectores. Otras importantes hierbas solares son el Heliotropo, la Manzanilla y la Margarita común, que de acuerdo al saber celta es el ojo de la Diosa del Sol Grainne.

La Verbena es una potente hierba mágica, bajo el mandato marcial del dios Tiw, cuando se cuelga una rama sobre la puerta de salida, repele a los wights3 y espíritus malvados. Los collares de Verbena se supone que curan la fiebre, calman los dolores de cabeza y mejoran la buena suerte. Cuando es enterrada ritualmente en un trozo de tierra, se dice que la Verbena promueve la fertilidad agraria. La Verbena es poderosa para el lanzamiento de hechizos de amor y fue usada por las brujas para predecir el futuro, si se prepara en incienso. Otras hierbas sagradas para Tiw o Marte incluyen al venenoso Acónito o Perdición del Lobo, el Ajenjo y la Ruda.

La Euforbia Madrugadora es una planta de Odín y puede incorporarse en inciensos para hechizos relacionados con la sabiduría, la inspiración y el conocimiento secreto. Entre otras plantas mercuriales y Odínicas estimadas por las brujas, encontramos al hongo productor de visiones, Amanita Muscaria y los hongos psicoactivos comunes, los 'Hongos Psilocybe'. Las brujas portuguesas usaban en sus prácticas el pequeño hongo psicoactivo que crece en el estiércol, Panaeolus Papilionaceus para producir estados visionarios de consciencia. La Potentilla también es sagrada para Odín/Mercurio y formaba parte de los 'ungüentos de vuelo' franceses de la Edad Media, y la Salvia también promueve la sabiduría.

La principal hierba jupiterina del Dios Tronante, Thunor o Thor, es la Siempre Vivas que, cuando crece en el tejado de una casa de campo, la protege contra los rayos. También incluida entre las hierbas jupiterinas está la Agrimonia.

La hierba de Freyja es el Culantrillo que puede ser usado en la magia amatoria y en los talismanes para procurarse el amor. La Madreselva es una planta venusina y provoca sueños eróticos cuando se cuelga sobre la cama en el dormitorio de una niña. El Pie de León se sumerge en el agua del baño para ayudar a las mujeres a concebir, siendo también utilizada como remedio contra los trastornos menstruales y para inducir el sueño. Otra hierba mágica para el amor es la Caléndula o 'Marca del Agricultor', que fue empleada como afrodisíaco en la Brujería Sajona. Los pétalos de Prímula pueden ser preparados como fumigación venusina en hechizos de amor, en combinación con el Romero.

La infame hierba de Saturno, consagrada a la Dama Hel o Herodias, es la Mortal Belladona, también llamada Cerezas de Satán o Bayas del Diablo; es un alucinógeno altamente peligroso y ha sido famosa durante mucho tiempo como la 'hierba de las brujas' por excelencia, ya que el jugo de sus bayas mezclado con grasa de oca forma la base del famoso 'ungüento de vuelo', por medio del que los hechiceros, brujas y viajeros de la noche volaban al sabbat. Otra importante hierba saturnina es la venenosa Cicuta que reside bajo el mandato de la diosa Hécate: las brujas de Shakespeare buscaban la 'raíz de cicuta excavando en la oscuridad'. También de cualidad saturnina es la sedante hierba Valeriana.



El mago del siglo XVI, Agripa von Nettesheim, da la receta tradicional para una fumigación de hierbas cuyo humo provoca instantáneamente que se congreguen y sean vistos demonios y espíritus del Otro Mundo: este 'humo brujeril' está compuesto de proporciones específicas de Cilantro, Apio, Beleño Negro y Cicuta, completamente secos y puestos a quemar sobre brasas ardientes.

El Geranio de San Roberto o Lengua de Víbora es sagrado para el dios de las brujas, Robin Goodfellow o Puck, y si se le deja crecer sobre la casa invoca su bendición y ayuda sobre sus habitantes. Esta hierba también es eficaz para detener el flujo de sangre en las heridas.

La Celidonia Mayor está asociada con el mes de Mayo, cuando las golondrinas nacen en los nidos. Si una golondrina pequeña se dañaba los ojos, los padres se los curaban con el jugo de esta hierba. Como dice Gerard's Herbal4, la Celidonia Mayor 'es buena para agudizar la vista'.

La Milenrama tiene una merecida reputación por sus poderes curativos y para disipar las fuerzas del mal. Se dice que Aquiles la usó para bañarse y limpiar las heridas de su compañero. En Irlanda, la Milenrama era utilizada por las brujas gaélicas para adquirir el poder de volar cuando la llevaban en el sombrero, el Cappeen de Yarrag. La Milenrama es potente para aliviar los trastornos menstruales femeninos y era muy valiosa en el lanzamiento de hechizos. La Milenrama es una 'hierba feérica', y en las Islas Occidentales se dice que cuando se ponen sus hojas sobre los ojos, otorgan la 'segunda vista' o 'visión de los dos mundos'.



Para concluir este breve paseo por el jardín botánico de la Brujería tradicional, debería citarse que la recolección de estas plantas siempre seguía un patrón mágico especial, en conformidad con la hora del día o de la noche y las fases de la luna. Se tendrá mucho cuidado en apaciguar al espíritu que reside en la planta y procurar que su campo de poder mágico resulte intacto. Una ofrenda de cereales o miel podría ser dada a la tierra para reemplazar a la planta o, en ocasiones, unas pocas gotas de sangre dejadas caer al suelo como intercambio.

Decían que el saber herbario era impartido a las brujas por la Dama Holda en la Montaña de Venus, como parte de su iniciación. Del mismo modo, en la tradición popular alemana, se decía que el Hombre Salvaje u Hombre Verde de los bosques, era un maestro del saber herbario y de la magia verde.

1Wortcunning: Sabiduría Herbaria (Nota del Traductor)
2Dicho de un rito, de un sacrificio, de una fórmula, etc., que, por su carácter mágico, se cree que aleja el mal o propicia el bien (Nota del Traductor).
3Seres de los Nueve Mundos en la creencia Heathen (paganismo germánico), especialmente espíritus de la naturaleza, elfos o ancestros (Nota del Traductor).
4Libro publicado por John Gerard (1545-1611), naturalista, herborista y botánico inglés, en el que dio una lista de plantas raras cultivadas en su jardín de Holborn (Nota del Traductor).



------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:




4 comentarios: