domingo, 27 de marzo de 2016

El Espíritu Familiar

Por Nigel Aldcroft Jackson
(Traducido por Manon de Call of the Horned Piper)

La figura del Viejo Ornie, el dios de las brujas, se extiende hacia atrás a la tenue y sombría antigüedad de la cacería y el pastoreo de las antiguas culturas europeas, en las que gobernaba sobre las bestias salvajes y el ganado doméstico como el chamánico Maestro de los Animales, desde su profundo trono en los bosques de Annwvyn. Él es el gobernante supremo de los reinos de las tierras salvajes cuyos habitantes lo adoran como su verdadero maestro y a él y a sus servidores, los Gruagach de las Tierras Altas de Escocia, los Boggart de Lancashire, los Brownie de Inglaterra, les eran dadas ofrendas regulares en pago por su ayuda y por promover la fertilidad y la abundancia natural.

El Maestro Astado gobierna los poderes generadores del reino de las bestias, la fuerza pura de la vida, la muerte y el renacimiento que sostiene el mundo natural, por lo que fue una divinidad enormemente importante para los criadores, pastores y cazadores por igual, desde el más temprano periodo indoeuropeo e incluso antes.



En el relato galés de "Owein, o la Condesa de la Fuente" del Mabinogion, un ser familiar es encontrado por Kynon, sentado en un montículo en un claro del bosque:

'... Sobre ese monte verás un gran hombre negro, no más bajo que dos hombres de este mundo. Él tiene un pie, y un ojo en medio de su frente, y lleva una lanza de hierro... Aunque feo no es un hombre desagradable. Es guardián del bosque, y verás mil animales pastando a su alrededor'

Kynon le pregunta a este poderoso dios del bosque qué poder tiene sobre los animales y el guardián del bosque replica:

""Pequeño hombre, te lo mostraré", dijo él, y tomó su garrote y le dio a un ciervo un gran porrazo haciéndole chillar: con lo que los animales salvajes que vinieron hasta ellos eran como las estrellas del cielo. Los miró y les ordenó que pastaran, y ellos agacharon sus cabezas y le adoraron como los hombres obedientes lo hacen con su señor. Entonces dijo "Bien pequeño hombre, ves el poder que tengo sobre estos animales.""

En antiguas imágenes galas del Astado, Cernunnos es mostrado agarrando una serpiente con cabeza de carnero y flanqueado por un ciervo y un toro simbolizando su dominio de las reces astadas y los rebaños de cabras.



Así que es claro el motivo de que todas las brujas a lo largo de Inglaterra y Europa contaran cómo el Viejo Hornie, el Diablo, concediera animales familiares a ellas en sus iniciaciones para que las ayudara en sus hechicerías. El espíritu familiar, también llamado puckerel, imp y nigget, puede ser considerado como un aspecto del 'alma-animal' o 'fetch-animal', que el Maestro Astado desplegaba en su iniciación.

Si interpretamos al familiar bajo esta luz, representa una manifestación de atavismos profundamente enterrados dentro de la psique del hechicero que pueden ser proyectados para realizar ciertos trabajos mágicos. En algunos casos, de los familiares de una bruja se decía que moraban dentro de su cuerpo, emergiendo cuando eran evocados para algún propósito específico.

Las formas tomadas por los familiares de las brujas se abren a un completamente extraño mundo de zoología oculta y simbolismo totémico. La mayor parte de los bien conocidos son el gato negro que recuerda tanto al sagrado lince de la diosa Nórdica Freyja como al Gato Sith o Gato Feérico de la tradición celta. La pupila del ojo de gato se supone que se contrae y dilata con los ciclos de la luna y su extrañas y nocturnas maneras lo hacen especialmente significativo, tanto como familiar como por ser una de las formas en las que las brujas se transforman. Black Annis, la temida vieja bruja de las colinas de Leicestershire, algunas veces tomaba la forma de un gato.

La liebre es otro famoso familiar de las brujas y una vez más, un disfraz favorito para los cambios de forma en la Wicce-craeft de la Inglaterra rural. En las asociaciones lunares y sobre la fertilidad es bien conocida. En Lancanshire, los hombres-astutos siempre llevaban una pata de liebre en sus sombreros como signo de su oficio.

La bruja de Somerset Elizabeth Styles tenía un familiar en la forma de un perro negro a quien ella llamaba Robin. En la Pensilvania Holandesa los practicantes de 'hexerei' estaban generalmente acompañados por un búho familiar.



Otros espíritus familiares en los anales de la brujería tradicional aparecen como caballos, sapos, ratas, hurones, cuervos, comadrejas, mirlos, erizos y varios híbridos y teriomorfismos1 propios del Otro Mundo. En relación a los familiares ratones, deberíamos recordar que en Alemania, las almas de las brujas dejan sus cuerpos por la boca en la forma de un pequeño ratón rojo.

Las brujas algunas veces guardaban estas criaturas espirituales en pequeños tarros de barro cocido y les hacían ofrendas sacrificiales de gotas de su propia sangre.

En algunas ocasiones nos encontramos con brujas que fueron asistidas por hadas y espíritus ancestrales. La bruja de Orkney, Bessie Dunlop fue ayudada por el espíritu de un tal Thomas Reid que había luchado y muerto en la batalla de Pinkie y ahora moraba con el pueblo Sidhe en el mundo de las Hadas.


1Es un nombre genérico que se aplica a cualquier transformación de un ser humano en un animal, ya sea de manera completa o parcial, así como la transformación inversa en un contexto mitológico o espiritual (Nota del Traductor).



------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:




No hay comentarios:

Publicar un comentario