sábado, 26 de marzo de 2016

Brujería Rudimentaria y los Implementos del Arte

Por Robin Artisson

(Traducido por Manon de The Horn of Evenwood)

No todos los trabajos emplearán la fuerza de los diez pilares al completo, pero cada trabajo integrará al menos tres. Los tres pilares que deben ser empleados y usados en todo trabajo son:

El Poder de la Palabra usada Concisa y Repetidamente
La Actividad y Poder del Familiar
El Fuego Secreto

Ningún trabajo de Brujería o hechicería es posible sin el uso de al menos estas tres cosas. En resumen, teniendo simplemente el “Fuego Secreto” de la Creencia, la Emoción y la Imaginación, enfocándolo a través de un encantamiento, concisamente redactado y repetido, todo en el nombre de un poder Familiar, es la fórmula más simple y rudimentaria para que cualquier encantamiento funcione, y para el trabajo más básico de Brujería. Tales trabajos básicos no requieren siquiera de un Anillo Brujeril o un círculo para funcionar, aunque ciertamente pueden hacerse en uno para una mayor potencia. De todos modos, a partir del punto de partida de este trabajo básico de solo Tres Pilares, puedes y deberías integrar tantos de los Diez Pilares como puedas, y los trabajos pueden crecer en complejidad, profundidad y poder.

Si vas a llevar a cabo trabajos de Brujería mayores que el básico y rudimentario recién descrito, necesitarás ciertos Implementos del Arte. Los que necesitarás para el Arte de la Brujería descritos en este grimorio incluyen una “Lámpara del Arte” o una vela, cuyo soporte o candelabro pueda protegerse también de alguna manera, si es necesario, del viento; pequeños cuencos de madera, piedra, tierra, o metal que contengan agua y sal, aunque las copas también servirán. Un Triángulo de Manifestación, portátil y permanente, es sugerido, aunque no es totalmente requerido; una vara bifurcada de madera, de al menos un metro veinte a un metro ochenta de longitud y preferiblemente de madera de Fresno; una pequeña mesa de madera portátil y una tela oscura y agradablemente decorada para cubrirla. La tela nunca debería ser de colores brillantes, ni decorada de una forma demasiado moderna/llamativa. También necesitarías una botella o un recipiente para verter harina. Estos serían los utensilios básicos necesarios para muchos trabajos, sin contar los otros artículos y objetos que necesitarás para cada trabajo individual.



Otros artículos que deberías adquirir, porque indudable-mente los necesitarás con el paso del tiempo, son arcilla, un Artavus o cuchillo, que debería ser al estilo de una daga y de doble filo, y que se purificará de la forma usual, antes de su primer uso y antes de cada uso que le siga. Varias cuerdas de cuero y otros materiales naturales, que se usarán para atar y unir poder en objetos encantados en tus ritos, papel de vitela, una pluma estilográfica, así como materiales para hacer tintas y pinturas, y algunos pinceles finos, todo para la creación de variados talismanes, peticiones y cosas por el estilo; un bonito cáliz o copa, una vez más (como todos los recipientes del Arte) de madera, piedra, tierra o metal, y usado únicamente para las operaciones del Oficio.

Un buen caldero de hierro fundido es indispensable, junto con un trípode de madera o metal, para que puedas hervir agua durante algunas operaciones, tales como en las que prepararás hierbas en agua hirviendo para hacer pociones o filtros. Pequeñas bolsitas que podrán ser colgadas alrededor del cuello, para llevar los talismanes y amuletos que hayas creado, serán útiles. Tarros y cajas de madera para almacenar las hierbas que recolectarás, también serán de utilidad. Los cuencos usados para adivinación y scrying son buenos, así como espejos negros y barajas para cartomancia. Un quemador de incienso resistente o un incensario de metal, tierra o piedra será necesario y útil asimismo. Los tipos de incienso que harás a mano requerirán carbón, colocado en el incensario para que estos ardan.

Finalmente, un sencillo o dorado/decorado cráneo de Cabra, el emblema del Maestro, es el artículo supremo que se puede usar para dar poder a cualquier Mesa del Arte, o para suspenderse en una vara bifurcada, presidiendo el área de trabajo. Cuernos, calaveras humanas o cráneos de gato, de perro, o si no trozos de hueso, huesos de sapo y cosas parecidas serán útiles para revestir la Mesa del Arte, y de especial utilidad en trabajos Marciales y Saturninos que pretendan maldecir.

Lo más importante a la hora de reunir tus Implementos del Arte es que los artículos y objetos seleccionados enciendan tu imaginación, que despierten el “Fuego Secreto” en ti. Deben ser evocadores, poderosos e incluso (algunas veces) cosas de “apariencia siniestra”, porque así es como atraen a menudo los artículos mágicos a una persona. Nunca deben ser demasiado artificiales o ridículos. Lo más simple tiende a ser mejor que lo más ornamentado, a menos que la ornamentación sea muy evocadora y esté bien hecha.

Consciencia del Poder que Une

Este es el último trozo de tradición que debes interiorizar, si quieres practicar la Brujería de forma eficaz. De algún modo, esta comprensión es en sí misma un undécimo pilar, pero de alguna manera no lo es; es la simple consciencia que deberás tener para traer a la vida a cualquiera de los diez pilares.

Hay un gran poder que une todas las cosas, las unas a las otras – todo está conectado. Esta conexión se ve claramente en las acciones de la Ley de Contagio y Simpatía, pero también se ve en otras incontables formas. Debes entender, antes de elevar la voz para hacer un encantamiento o la mano para hacer lo que sea, que tus palabras y tus acciones afectarán al mundo. Tienes que darte cuenta de que estás haciendo temblar los hilos del tejido de la realidad.

Tómate un momento antes de cualquier acción ritual para hacerte consciente, y trae a tu mente este hecho – todas tus palabras o actos, aunque no puedas verlos o sentirlos a menudo, tienen un impacto real y a largo alcance sobre la realidad misma, sin importar lo leve que sea. Date cuenta de ello nada más empieces a hablar, a hacer encantamientos o a trabajar. Párate antes de todos y cada uno de tus movimientos rituales y trae a tu mente el hecho de la conexión entre todas las cosas, y habla o actúa de acuerdo a la comprensión de que tus palabras y hechos cambian literalmente el mundo, impactando tanto al mundo como al cosmos.

Ten en cuenta las consecuencias de tus actos tanto como puedas. La misma conexión que transmite tus intenciones y hechizos es la conexión que los traerá de vuelta si no alcanzan su objetivo. Para las bendiciones y trabajos amables, esto no significará un problema. Para las maldiciones, ciertamente lo es. Incluso si una maldición ha golpeado a la víctima pretendida, también se dice que "las maldiciones, como los pollos, vuelven a casa para dormir". Poner una explosión negativa de poder en este mundo de conexiones tendrá algún efecto negativo sobre ti, interna o externamente. Esto es algo para lo que debes estar preparado y aceptarlo si alguna vez lanzas maldiciones. Las maldiciones solo se hacen correctamente si son para proteger a tus seres queridos o a ti mismo, o para proteger lugares sagrados en la Tierra y (por extensión) a las personas inocentes que están sufriendo injusticias.

La pregunta se convierte en: “¿Qué estás dispuesto a sacrificar para proteger estas cosas?” ¿Qué sufrirás o a qué renunciarás por el placer y el privilegio de la maldición y su éxito? Pregúntate esto cuidadosamente, porque en la medida de tu respuesta está el alcance del poder que la maldición tendrá. Una persona que está dispuesta a dar su vida por algo, es, por ello mismo, la persona viva más peligrosa, en cualquier competencia, mundana o mágica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada